ARENA tiene una gran oportunidad en sus manos: renovarse con ideas propositivas acordes a la realidad, sumar gente para trabajar en equipo y demostrar integridad, sensatez y pragmatismo, que al final es lo que a ellos y a los demás partidos les falta.

Elegir la dirección de un partido político es más importante de lo que sus miembros piensan. Sus miembros pueden creer que se trata de aperturas, renovación o esperanzas de cambio para ostentar el poder y llevar a cabo sus ideas. Más allá de eso, las elecciones internas de un partido son el reflejo de su democracia interna, su transparencia y hasta la convivencia y la generación de liderazgos.

Para los ciudadanos -simpatizantes más que todo, o sea, no militantes- las elecciones internas ayudan a evaluar la preferencia por el partido, para conocer si siguen o no de convencidos con la renovación y las ideas que proponen. Quizás para los no simpatizantes, únicamente sea objeto de crítica destructiva, de burla y desinformación, lastimosamente estos que se dedican a esto no tienen las más mínima conciencia de lo que es buscar el bien del país, porque están cegados por la ideología; son borregos.

El FMLN decidió casi de forma autoritaria que la dirigencia seguiría hasta el 2020, lo cual en años serían 16 que Medardo González haría como dirigente del partido de izquierda. A diferencia del rival político, ARENA, que ha tenido diversos cambios desde su derrota presidencial en 2009: varios disidentes, cambios en reglamentos internos y dos reelecciones de dirigencia desde entonces.

ARENA estaría dando un paso adelante del FMLN y del resto de partidos minoritarios al hacer estas elecciones, quizás tardaron pero por lo menos es un avance, ya que el FMLN lleva 10 años ratificando dirigencia, GANA es un partido joven que aún no ha relucido y que por eso no puede hacer cambios hasta profundizar lo que ya es, y lastimosamente PDC y PCN, ya son partidos para la historia, aunque uno que otro joven tal vez en algún tiempo busque darle un giro, pero para eso aún se ve lejos.

¿Qué es lo positivo que se ve en ARENA? Que las bases se ven contentas con los candidatos, que hay mezcla de experiencia y juventud –por lo menos políticamente hablando-, y que parece ser que las bases han aceptado la metodología de elección y lo ven como una fiesta privada partidariamente hablando; de fondo uno ve las entrevistas constantes en medios, las giras que hacen con la población y las propuestas que pueden inspirar a sus militantes y a uno que otro simpatizante; esto es política partidaria de la buena.

La última encuesta de la UCA deja entrever que la población está cansada de lo mismo, de partidos políticos que solo se atacan entre sí, que no llegan a acuerdos para el país si no solo entro ellos mismos para sus conveniencias. ARENA tiene la oportunidad de demostrar renovación, de convencer a los indecisos que los han hecho perder en las últimas elecciones, y hasta ser ejemplo de democracia interna para los demás partidos.

No es casualidad el rumbo desesperanzador del país. Los partidos políticos no han hecho su parte pero tampoco la ciudadanía y los militantes de los partidos han exigido cambios internos. El dejar hacer a los partidos políticos, es gestar la corrupción, al no exigirles jamás habrán cambios internos, las filosofías no se van a renovar y menos quienes las dirigen van a querer rotar.

ARENA demostraría que su elección interna sería un éxito, al sumar más gente, al crear un partido diferente al que hemos visto, de pasar de ser una oposición a una oposición con propuesta y al demostrar que trabajar en equipo puede construir ideas visionarias de alto impacto para el país; ganarían y tendrían posibilidades electorales, al crear un partido que demuestre integridad, sensatez y pragmatismo.

Juan Carlos Méndez
@juancarlosmf_
*Articulo publicado previamente en MEDIOLLENO