El Gobierno ha promovido de forma descarada y populista un plan que subsidiará a casi 15,000 jóvenes que NI TRABAJAN y NI ESTUDIAN (NINI), otorgándoles dinero por 12 meses para que busquen la forma de capacitarse, y si ya poseen algún grado de formación entonces se les dará pasantías.

image

1- Es ilógico que en 12 meses alguien se pueda preparar. La universidad son 5 años y un técnico cerca de 3 años.
2- ¿De qué forma darán las pasantías? No todas las pasantías son remuneradas y ni tampoco hacer una significa al final quedarse con el puesto. ¿Van a OBLIGAR a las empresas a dar pasantías?

Los jóvenes no estudian porque sólo existe una única universidad nacional, la cual es casi exclusiva su entrada. ¿Cómo pretenden que todos se eduquen cuando sólo hay una universidad pública? ¿Qué no se dan cuenta la sobrepoblación que tenemos? Tampoco se dan cuenta que las 3 extensiones que tiene la Nacional no satisfacen las necesidades de la demanda estudiantil ni laboral, a la larga están de puro gusto.

Los jóvenes NO TRABAJAN porque los empleos son escasos por la baja inversión privada acosta del clima inestable de negocios. Si a un joven que se prepara de 3 a 5 años le cuesta encontrar trabajo, ¿qué hace pensar que uno que se prepare en 12 meses logrará algo o mejor? Lo único que están haciendo es creando ciudadanos poco calificados para las exigencias laborales, por consecuencia sus bajos salarios.

El país necesita becas universitarias completas en el extranjero, mejorar y ampliar la infraestructura de la Universidad Nacional, mejorar la curricula de la educación básica incorporando materias y temas acorde a la dinámica mundial; necesita urgentemente un plan de promoción de empresas y emprendimiento, y sobretodo recortar gastos en el sector público, menos contrataciones y menos lujos para los funcionarios.

Si de verdad queremos que aumenten los salarios, capacitemos a la gente; si queremos ser una sociedad libre, dejemos que la gente se independice a través de su trabajo. Como dijo un político salvadoreño: “El trabajo es la mejor política social”.

Juan Carlos Méndez