@juancarlosmf_

A menudo la gente habla de democracia pero quizá muy poco conoce sobre cómo ejercerla, pues la verdad es bastante amplio teóricamente hablar de ello dado que el término se acuña hace miles de años antes de Cristo. No obstante, la democracia es un modelo ideal de sociedad que se desea alcanzar; donde el Estado –quien es elegido por todas las personas- tome decisiones de progreso para el bienestar colectivo llevándonos a una sociedad libre y en igualdad de oportunidades.

El Salvador tiene demasiadas necesidades como para quedarse sentado y no tratar de hacer algo por cambiarle el rumbo. No valen las excusas cuando sabemos que hay una obligación moral de vernos como hermanos, pues somos un solo país y solamente juntos como un equipo podremos avanzar. Es tiempo de dejar el revanchismo ideológico que nuestras sociedades pasadas nos impusieron y ver las bondades que cada persona tiene; es tiempo también de mirar hacia adelante y de buscar los mecanismos que como sociedad nos guiaran al progreso. Si y solo si, nos decidimos a ser partícipes de los cambios y no dejemos pasar nada que vaya en contra de nuestros derechos. Juntos somos la fuerza para avanzar o retroceder.

Campamento con liderazgos juveniles de El Salvador- 2014

 

Como sociedad nos hace falta dialogar; el diálogo es un pilar sobre el cual se sostiene la democracia. Es necesario conocer las experiencias de los demás y tratar de entender los puntos de vista de cada quien. Los Acuerdos de Paz en 1992, nos dejaron una gran libreto para poder aprender a llegar a acuerdos comunes a través de los diálogos; entenderse no es fácil, ya que para lograrlo hay que tener valores como el respeto, saber escuchar y ser propositivo, y lamentablemente a 22 años de ese gran acuerdo los que están en cargos de tomas de decisión muy poco utilizan dicha lógica, y son ellos mismos quienes se encargan de crear un ambiente hostil a la hora de decidir por el bien del país. ¿Qué nos toca? Que seamos nosotros esa generación renovadora que empiece a dialogar, cuestione las decisiones políticas y proponga.

 

3Dsv

Hay personas que ya traen en sus genes el liderazgo; hay otras que la situación social los hace convertirse en lideres; siempre existirá un motivo por el cual esa chispa de liderar se active. Esa chispa es la que debemos procurar encender. No debemos ser insensibles antes los problemas que nos aquejan y más cuando estos están tan cerca de nosotros y de atrapar a quienes más queremos. En cualquier lugar donde nos encontremos busquemos hacer siempre lo mejor y dejar una marca que pueda guiar a otros. El liderazgo no es fama; el liderazgo es poder llevar a tu gente a lugares donde no creían que podían llegar. Es necesario que como jóvenes deseosos de verdaderos cambios, seamos capaces de abrir puertas a otros que creen que no se puede avanzar.

Liderazgos juveniles que participaron en el 3Dsv

Es la hora de aplazar a la vieja escuela de líderes políticos y sociales, y empezar a demostrar desde el ámbito que más nos guste – la música, la iglesia, el medio ambiente, la política, el arte, entre otras- que podemos dialogar y llegar a acuerdos, para luego liderar esos cambios que deseamos; El diálogo como dirección y el liderazgo como motor, y así lograr una democracia con libertad, justicia y progreso.
Nunca seremos demasiado viejos para lograr lo que deseamos, ni demasiado jóvenes para ser grandes líderes. Hace democracia, ¡vale la pena!

 

 

*Articulo escrito para el para el proyecto “Promoviendo la Cultura Democrática en la juventud Centroamericana“, ejecutado por FUNDE. Disponible en el siguiente enlace: Diálogo y liderazgo