@juancarlosmf_

Por eso dicen que hay que pensar bien el voto porque al final las decisiones que los políticos toman son las que nos afectan. En el inicio del segundo quinquenio del partido FMLN no hay alguna diferencia respecto a los cuatro gobiernos de ARENA: madrugones en la Asamblea aún existen, compra de voluntades también, despertamos cada mañana con nuevas leyes y la situación social sigue igual o casi peor. Desde que el FMLN llegó al poder, en 2009, el objetivo de la política pública fue reorientada, más esta solo ha tapado las heridas sociales sin curarlas.

Como sociedad tampoco avanzamos. Cuando debatimos temas con otras personas escuchamos palabras que el político o partido favorito ya han dicho en vez de una idea que parte de una realidad propia. La gente se queja de la realidad en que vivimos, pero poco hace por cambiarla. Aparte, pareciera que el circo de los políticos nos agrada, ya que solo reímos y decimos “ya están otra vez”, y normal continuamos como si nada mientras ellos hacen y deshacen a conveniencia.

La situación del país es alarmante. Algunos dicen que no hay que hacerla tan apocalíptica, sin embargo, no podemos decir otra cosa que eso cuando instituciones como la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la Corte de Cuentas de la República (CCR) han estado acéfalas por varios días e incluso meses. Leer publicaciones que diga que a mitad de año ya hay mas de 2 mil muertes violentas y que de estos un 10 por ciento sean a menores de edad; que en cinco años casi 200 mil personas no encontraron un empleo formal, y a esto sumémosle los retrocesos a nivel país en competitividad económica y atracción de inversiones.

Ahora bien, no quiere decir que todo esté mal. Ha habido importantes avances en materia social y reivindicación de derechos y los niveles de inversión social han aumentado y esto se ha traducido en una mejora en el acceso a servicios como educación y salud. No obstante, la ineficiencia de la administración pública ha sido crucial para no avanzar: los gastos no se priorizan ni se focalizan, ni tampoco hay un plan de desarrollo económico y social a largo plazo, mientras que el déficit fiscal sigue creciendo y la justificación burda e ignorante de la aprobación de la reforma fiscal por parte de algunos diputados, fue que era para darle continuidad a programas sociales, el tema agrícola y costear próximas elecciones, sin detenerse a analizar los efectos económicos de esa decisión.

El presidente de la República puede no vivir en Casa Presidencial y andar seguridad a bajo costo si así lo desea, pero lo importante es que contribuya a generar una visión de país que vaya desde la palabra a la acción y donde no solo pase en reuniones estériles donde manifiestan un compromiso con algún sector de la población y a los días lo rompan.

Tanto que se habla de cambiar el enfoque, pero ¿cuándo empezarán? Porque la política sigue igual, la economía sigue igual y la sociedad igual; mientras se sigan haciendo de las decisiones simples transacciones y no cambios con visión que levanten a la sociedad, seguiremos igual. Mientras nosotros como sociedad nos sigamos manteniendo en silencio e ignorando lo que pasa alrededor, los políticos seguirán jugando al “ladrón librado” todo el tiempo.

el-roto

Bien dijo un analista político por allí: “lo que pasa antes de la vacación, se olvida después de la vacación”. Ojalá que un día cambien los que hablan de cambiar y ojalá seamos capaces de cambiar a los que no cambian.

 

*Artículo publicado para el periódico MedioLleno