Me pregunto si muchos jóvenes de ahora se habrán dado cuenta que hoy (12-Ago-2013) es el Día Internacional de la Juventud. Pero más me pregunto si en realidad sabían que existía ese día… ¿o acaso solo hay un día para ser joven y  sentirse como tal?

Sabemos que la vida tiene un ciclo, nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. La mayor parte de la vida tendríamos que pasarla en la etapa del crecimiento. Me pregunto: ¿para dónde estamos creciendo los jóvenes?, ¿cuáles son nuestras motivaciones?, ¿tenemos algún “sueño”?

Lamentablemente la situación económica y política que atraviesa nuestro país no es la adecuada para lograr el desarrollo completo que los jóvenes necesitamos: hogares desintegrados, machismo, delincuencia, desempleo, corrupción desde lo público hasta lo privado entre otras situaciones que tienden a obstaculizar el fin que tenemos en la mente.

Si después de crecer-reproducir, morimos, ¿qué le dejarás a este mundo?, ¿más tierra donde caminar o nuevas herramientas que otros van a ocupar?, ¿a qué papel estás jugando en esta vida?…

 

Joven, que te indigne saber que tienes un sueño y saber que el país no tiene las oportunidades que mereces, que te indigne saber que tu salario no va a satisfacer tus necesidades básicas, el tener miedo por la violencia que te comentan o que has soportado, que la balanza de la justicia se incline a favor de unos pocos, que te indigne la contaminación, el acceso deplorable a la salud… indígnate tanto y llénate de valentía para querer alcanzar el puesto que un incapaz está ejerciendo ahora.

Jóvenes, no tengamos miedo de hacer lo que nos gusta. Si te gusta bailar, baila, sé el mejor, contagia a otros. Si te gusta cantar, si te gusta escribir, si te gusta pintar, hazlo, no tengas miedo al qué dirán, pues solo un loco se atreve a ser distinto y alcanzar algo que muchos creen que es imposible. Y si tanto te indigna la situación económica y política, no te limites a solo expresarte, sino que, también intenta entrar a una organización civil o a un partido político para tener incidencia social y compartir tus ideas.

Yo sé que no todos tienen el deseo de afrontar e incidir por un cambio a través de un grupo, pero estoy seguro que si empiezas por ti mismo cambiando tus hábitos pronto contagiarás a tu familia, luego tu lugar de vivienda y así sucesivamente hasta dejar de ver las fronteras que te separan.

Cualquiera podrá decir que esto es imposible y que no es normal hacerlo en este país, ¿pero saben qué es lo normal en este país? Lo normal es que haya muchos niños que tengan que trabajar en vez de ir a la escuela, que muchos entren a pandillas en vez de entrar a universidades, tener que ver hogares desintegrados, ambientes autoritarios donde los jóvenes no pueden expresarse… Si eso es lo normal, ¿quieres vivir allí? entonces atrévete a hacer algo distinto y a luchar por cambiar esa situación, querer ver lo que es anormal y lo que crees que está lejos que pasará en este país.

Los problemas del país no son políticos ni económicos, ni muchos menos ideológicos, son de VOLUNTADES.

…Tengamos la voluntad de aventurarnos a lo que muchos creen que es imposible, empezando desde lo más mínimo (tu actitud al cambio) para demostrarle a los que están “arriba” que sí podemos incidir en esta sociedad y transformarla para nosotros y para los que están por venir.