Es bonito empezar un nuevo mes, pensar que comenzamos el primer mes del segundo semestre del año, la gente tiene expectativas sobre el fin de año. Sin embargo, no es grato cuando en un solo día vemos las noticias y hay 26 homicidios. Y, en la semana del 27 de Junio al 04 de Julio 103 asesinatos, en promedio de la semana equivalen a 12-13 homicios diarios… Prácticamente volvimos en una semana a la situación inicial antes de la afamada tregua.

¿A qué está jugando el gobierno en política de seguridad? El Presidente Funes con anterioridad decía que él no estaba negociando con pandillas, sin embargo La tregua entre las maras o pandillas, se alcanzó con la intermediación del obispo castrense y policial, monseñor Fabio Colindres y del ex guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil Pero cuando los crímenes comenzaron a bajar, en cada viaje internacional el presidente Funes presentaba el pacto de las pandillas y la reducción de las muertes como uno de los principales logros del gobierno e incluso pidió apoyo monetario internacional para su total reinserción a la sociedad. Resultado De esto La Organización de Estados Americanos (OEA) se mostró entusiasmada con el pacto y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, incluso visitó El Salvador y asistió a una supuesta destrucción de armas y visitó centros penales donde estaban los pandilleros recluidos.

 Lo más grave de esto es que las pandillas aun tienen atemorizadas tanto a la sociedad civil y ahora al gobierno, y muestra de ello es el repunte de los homicidios de la última semana como una muestra del poder que estos grupos criminales están ejerciendo del país.

El fenómeno de la violencia es algo estructural en nuestro país, empezando por la desigualdad social y económica tan marcada en nuestro país y, la cual pareciera que no hubiera intensiones departe de la clase política en querer llevarnos al camino del progreso. Tenemos una institución de salud, que si bien es cierto cada vez pareciera mejorar aunque no cuenta con los equipos adecuados como para atender la demanda de necesidades que la población tiene. Sin duda la educación ha mejorado también pero no solo se trata de paquetes escolares, vasitos de leche, se trata de tener profesores más preparados, darles mejores salarios, mejorar las infraestructuras educativas y prepararlas para darle las mejores herramientas a los futuros líderes del país en vez de que estos niños empiecen a desertar de las escuelas por irse a pandillas donde sin duda –y lastimosamente- tendrán un mejor salario con el hecho de aprender a robar, extorsionar e incluso asesinar.

Una “crisis temporal” dice Raúl Mijango y el Presidente Funes y alegre porque ya en 48 horas se volvió al índice normal de 5-6 homicidios diarios… ¿qué acaso no notan que son personas las que mueren? ¿Acaso que una niña de 4 años muera con 2 balazos en la cabeza es normal? … Detrás de sus datos están las personas. Cínicos.

Dejen de hacer las cosas a puertas cerradas, reúnanse pero déjenle a la gente las cosas claras, “zapatero a tu zapato”, hagan las cosas como deben ser y devuélvanle a la gente dignidad sin andarse afamando de lo que hacen. Beneficios son las que la gente trabajadora, luchadora, aquellos que viven con $1.50 al día necesitan.

Presidente Funes, no desaparezca en situaciones tan alarmantes como esta -lo necesitamos- “cállenos la boca” por favor, la violencia está grave y la “tregua” parece no dar resultados a largo plazo.

 

twiteemos: @juancarlosmf_

*Este articulo también fue publicado en ILID El Salvador: http://ilidelsalvador.org/903/presidente-funes-callenos-la-boca-no-soportamos-la-violencia